Ser científica en Guatemala: ¿un sueño hecho realidad?

Publicado por

El índice global de brecha de género fue introducido por el Foro Económico Mundial en 2016, con el objetivo de dimensionar la disparidad basada en el género a lo largo del tiempo. Este índice compara brechas nacionales de género utilizando criterios económicos, educativos, sanitarios y políticos. Según este índice, Guatemala ocupa el puesto 105 (de 144) a nivel mundial. Esto significa que somos uno de los países con más desigualdad de género.

Por otro lado, en anteriores ocasiones @enriquepazos y yo hemos mencionado el estudio de Relevamiento de la Investigación e Innovación en la República de Guatemala y el “famoso 0.029”. Este es el porcentaje del PIB que Guatemala invierte en actividades de investigación y desarrollo. A ver, para tener algunos puntos de comparación, esto es:

  • 14 veces menos que el promedio de África Subsahariana
  • 25 veces menos que el promedio de América Latina y el Caribe
  • 85 veces menos que el promedio de Europa Occidental
  • Casi 200 veces menos que lo que invierte Corea o Israel

Este estudio también revela que para que las actividades de investigación e innovación influyan considerablemente en la economía del país, debería haber entre 1000 y 1200 investigadores por cada millón de habitantes. Actualmente tenemos apenas 27 por millón.

El 11 de febrero es el Día Internacional de la Niña y la Mujer en Ciencia y con los datos que mencioné anteriormente busco visibilizar el doble reto que representa ser científica en Guatemala. Yo fui una niña con suerte y por eso pude dedicarme a hacer lo que me gusta. A pesar de vivir en un país con tanta desigualdad, he podido dedicarme a la ciencia porque tuve y sigo teniendo muchos privilegios.

Me gustaría que hacer realidad nuestros sueños no fuera una cuestión de privilegios. Quisiera que en este país se reduzca lo suficiente esa gran brecha de desigualdad, para que las niñas puedan soñar con libertad, ser y cumplir todo lo que deseen. Sueño con un país que no condene a las niñas desde su nacimiento, exponiéndolas a la violencia y la discriminación sistemática. Sueño con un país en el que ser científica no sea un imposible. Pero con soñar no cambio nada, así que hay mucho por hacer…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s